Que Le Hace El Ibuprofeno A Los Gatos?

Que Le Hace El Ibuprofeno A Los Gatos

A su gato le han recetado un analgésico del tipo ” antiinflamatorios no esteroides ” (AINEs). Estos medicamentos se utilizan habitualmente en personas y animales para ayudar aliviar el dolor, la fiebre y la inflamación, especialmente los asociados a enfermedad articular degenerativa. Controlar el dolor de su gato es esencial para su bienestar. Muchos gatos se benefician enormemente de estos medicamentos, consiguen tener una mejor movilidad, el dolor se reduce, aumenta el apetito y, en general, mejora su calidad de vida. Enfermedad articular degenerativa (EAD) en los gatos La enfermedad articular degenerativa (incluyendo la osteoartritis) es frecuente, especialmente en los gatos mayores. Al igual que ocurre con otros procesos, los gatos suelen enmascarar los síntomas de esta enfermedad. Signos comunes y cambios de comportamiento en gatos con enfermedad articular degenerativa Disminución de la actividad – por ejemplo, dormir más, moverse menos, jugar o cazar menos de lo habitual Movilidad reducida : capacidad de salto disminuida ( salta menos veces y/o a menos daltura), dificultad en usar la bandeja, rigidez, a veces cojera obvia Menor acicalamiento : tiene dificultades para acicalarse o le dedica menos tiempo, manto en malas condiciones, uñas excesivamente largas. Alteraciones del carácter : menos dispuesto a interactuar con las personas o los animales domésticos, busca la soledad, se ha vuelto gruñón Otros signos pueden incluir agresión o vocalización cuando se le toca y pérdida de apetito Ser consciente de estos cambios puede ayudarle a usted y a su veterinario a sospechar de la posible existencia de EAD y dolor, y le ayudará a valorar la eficacia del tratamiento. ¿Son seguros los AINEs en los gatos? Los AINEs desempeñan un papel esencial vital en el tratamiento de muchos gatos, pero dadas las particularidades del gato y sus diferencias con otras especies animales, en esta especie sólo se deben utilizar medicamentos que hayan sido específicamente prescritas para el gato por su veterinario, Muchos de los analgésicos de uso humano, como la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol / acetaminofeno son altamente tóxicos para los gatos y su administración, incluso en dosis pequeñas, es potencialmente mortal. Loa AINEs, al igual que el resto de medicamentos, pueden producir efectos adversos. Algunos gatos, especialmente animales mayores con otras enfermedades concomitantes, presentan mayor riesgo de sufrir estas reacciones adversas. En estos casos su veterinario le recomendará controles más frecuentes y tratará de ajustar la dosis de medicamento para encontrar la dosis mínima que sea efectiva para su gato. ¿Qué tipo de posibles efectos adversos debo tener en cuenta? Los AINEs autorizados para su uso en gatos han demostrado ser seguros, pero aún así, pueden producirse reacciones adversas en algunos individuos. Aunque la mayoría son efectos leves/moderados, en algunas ocasiones se pueden producir efectos adversos graves; al igual que ocurre en otras especies, las reacciones adversas pueden afectar al tracto gastrointestinal, riñones, sistema cardiovascular o hígado). Entre otros, los principales signos de reacción adversa a los AINEs son: Pérdida de apetito Náusea o vómito Letargia y abatimiento/depresión Alteraciones en la sed y/o micción Diarrrea y/o heces negruzcas Coloración amarillenta de la piel, mucosas u ojos. ¿Qué necesito saber? Asegúrese de entender qué cantidad de medicamento tiene que administrarle al gato, con qué frecuencia y durante cuánto tiempo. Si no está seguro, consulte a su veterinario. Administre siempre el medicamento con la comida o inmediatamente después. Probablemente su veterinario le aconsejará alimentar al gato con comida húmeda (mejor que con dieta seca), para ayudar a aumentar la ingesta de líquidos. Es importante que el animal ingiera suficientes líquido. Si su gato no come NO le dé el medicamento. Contacte con su veterinario. Hable con su veterinario acerca del seguimiento necesario para garantizar la seguridad de su gato- con qué frecuencia deben realizarse las visitas de control, qué tipo de análisis de sangre y orina deben llevarse a cabo y con qué frecuencia. Nunca le dé a su gato ningún otro medicamento al mismo tiempo sin consultar antes con su veterinario. Si en algún momento se siente preocupado por su gato, u observa en él alguno de los posibles efectos adversos DEJE DE DARLE EL MEDICAMENTO y consulte inmediatamente a su veterinario La seguridad ante todo: si tiene alguna duda suspenda la medicación y hable con su veterinario ISFM Y AAFP SOCIOS ESTRATÉGICOS EN SALUD Y BIENESTAR FELINO JUNTOS PARA MEJORAR LA VIDA DELOS GATOS EN TODO EL MUNDO
compartiendo información por el bien del gato GEMFE es un socio nacional de ISFM

/td>

¿Qué se le puede dar a los gatos para el dolor?

Flor Dessal Marino, DVM, GP Cert. SAS e Isabel Callealta Rodríguez, DVM, GP Cert. FelP Gattos Centro Clínico Felino – [email protected] – Madrid Imágenes cedidas por las autoras Para ver las fotos de este artículo, haz clic aquí Los signos de dolor agudo son algo más sencillos de percibir; sin embargo, detectar la presencia de dolor crónico precisa de la colaboración del propietario y de nuestra destreza a la hora de investigar cambios o comportamientos anormales.

  • La Universidad del Estado de Colorado ha desarrollado una escala para reconocer el dolor agudo en el gato (www.ivapm.evetsites.net), y lo clasifica del 0 al 4, siendo 0 la ausencia de dolor y 4, dolor muy intenso.
  • También se han establecido distintos parámetros de expresión facial y comportamiento en hospitalización que resultan muy útiles, no sólo para el veterinario, sino también para los ATV.

Hay varios factores que en el gato son inequívocos de presencia de dolor: la disminución o falta absoluta de apetito, el hecho de que el gato tienda a permanecer escondido, la dilatación pupilar, posturas de descanso distintas a las habituales (gatos que descansan en posición de esfinge) o un cambio en su carácter (aparición de agresividad o, por el contrario, gatos que se muestran más afectuosos).

Como rasgo común a la mayoría de los tipos de dolor, el tratamiento de la infección y la inflamación resulta vital para conseguir una analgesia efectiva. Dolor oncológico En veterinaria debemos asumir que los tumores malignos producen dolor. En medicina humana se sabe que aproximadamente un tercio de los pacientes oncológicos sufren dolor de moderado a intenso.

El dolor oncológico puede aparecer en gatos con tumores no operables (figura 1) o en los que reciben tratamiento con quimioterapia, fundamentalmente en las primeras semanas de tratamiento. El uso de la buprenorfina en estos pacientes consigue una analgesia efectiva en la mayoría de los casos.

  1. En los que no es suficiente, las autoras opinan que la calidad de vida del paciente no es aceptable y debería recomendarse la eutanasia.
  2. Dolor neuropático En los gatos, las lesiones que afectan al sistema nervioso son relativamente frecuentes.
  3. Además, todo dolor crónico termina por convertirse en dolor neuropático, ya que con el tiempo se produce sensibilización central.

Debemos considerar como dolor neuropático la polineuropatía que aparece en algunos gatos como consecuencia de una diabetes mellitus no controlada adecuadamente o el síndrome de dolor orofacial. Este síndrome (FOPS) está relacionado con la presencia de dolor neuropático en la región orofacial.

  • Además de diagnosticar y tratar la causa primaria, es fundamental mantener un buen manejo ambiental para disminuir el estrés con el que este problema puede estar asociado.
  • En este caso tratamos el dolor con opioides (buprenorfina), AINE (meloxicam) y gabapentina o bien fenobarbital (en aquellos gatos que no responden bien a la gabapentina).
See also:  Dalsy Es Igual Que Ibuprofeno?

En casos muy graves pueden aplicarse infusiones continuas de ketamina o fentanilo. Otros medicamentos que pueden resultar eficaces frente al dolor neuropático son los antidepresivos tricíclicos (amitriptilina) y la amantidina, ya que ambas tienen efecto sobre los receptores NMDA.

Para el tratamiento del dolor proveniente de estructuras nerviosas en el gato, el fármaco de elección es la gabapentina que, unida a terapias de rehabilitación, consigue un control óptimo del dolor causado por procesos que afectan a este sistema. Dolor articular La osteoartrosis en la especie felina es una patología poco diagnosticada pero muy frecuente.

Alrededor de un 40% de los gatos mayores de 7 años tienen signos de artrosis en alguna articulación, de entre las cuales las articulaciones lumbosacra, coxofemoral (figura 2), el codo y la rodilla son las que se ven afectadas con mayor frecuencia. La causa de que no se diagnostique en muchos casos se debe, probablemente, a que los gatos con artrosis no cojean, ni muestran una marcha alterada de una forma objetiva, rasgos que en otras especies como el perro encaminan al propietario y al veterinario hacia la patología articular.

El gato con osteoartrosis deja de subir a lugares altos, vacila antes de saltar, rechaza el cepillado, no permite que le cojan en brazos y se muestra en general más irascible. El diagnóstico de esta patología se realiza mediante radiografía simple, y siempre hay que relacionar la clínica del paciente con los hallazgos radiológicos: gatos con síntomas claros de dolor articular pueden mostrar signos radiológicos leves, y viceversa, pacientes con signos radiológicos muy graves llevan una vida normal.

Para controlar el dolor articular en el gato se recomienda el uso de meloxicam, que en esta especie está autorizado como fármaco de uso crónico para esta patología. En casos muy graves, o en los que no se pueda utilizar el meloxicam (enfermedad renal crónica grave, patologías gastrointestinales, tratamiento concomitante con aintiinflamatorios esteroiedos), el uso de la buprenorfina tiene muy buenos resultados.

Es fundamental mantener un estricto control de la obesidad en estos pacientes, ya que la sobrecarga de peso sobre las articulaciones magnifica el dolor y empeora la progresión de la artrosis. Medicina interna Existen varias patologías que afectan al gato, así como ciertos procedimientos médicos que realizamos a nuestros pacientes, y que provocan dolor.

La pancreatitis, cistitis (sea cual sea su etiología) (figura 3), la enfermedad renal aguda, las lesiones dérmicas extensas (figura 4), la ureterolitiasis, el fallo cardiaco congestivo, la pleuritis o el tromboembolismo provocan dolor de moderado a muy intenso.

Ciertos procedimientos rutinarios en la clínica producen mucho dolor y, sin embargo, no suele ser tenido en cuenta por el veterinario. El sondaje uretral en el gato debe realizarse siempre bajo sedación profunda o anestesia, así como la toma de biopsias de piel o la punción torácica o abdominal. Un signo que puede alertarnos de la presencia de dolor es el lamido insistente y consecuente alopecia de zonas concretas, como el abdomen caudal en casos de patología vesical, de una zona particular de una extremidad o de un flanco en casos de hidronefrosis.

Dolor oftalmológico El dolor con origen dentro de la órbita, ya sea del propio globo ocular, la conjuntiva, los párpados o la membrana nictitante es, en general, un dolor muy agudo que incapacita al gato para llevar una vida normal. Este tipo de dolor es quizá el más fácil de reconocer en esta especie, ya que el gato mantiene cerrado el ojo afectado.

En estos casos, como hemos comentado en la introducción, resulta imprescindible controlar la infección y la inflamación presentes. De hecho, en muchos casos basta con terapia antibiótica y antiinflamatoria para reducir el dolor de forma considerable. En casos graves, en los que exista perforación del globo ocular, úlceras graves en la córnea o quemosis, por ejemplo, debemos añadir analgésicos tópicos (atropina, ciclopentolato) y sistémicos, como la buprenorfina.

Dolor en cirugía El dolor, una vez que se hace consciente, desencadena una serie de cambios a nivel neuroendocrino, comportamental e inmunológico que dan lugar a un incremento del tiempo de recuperación y a la posibilidad de que surjan complicaciones durante el periodo de convalecencia.

  1. Esto, a su vez, conlleva un aumento de la morbilidad y la mortalidad de los pacientes no tratados.
  2. Por ello, a día de hoy sabemos que la analgesia aporta mayores beneficios si se aplica de manera preventiva (prequirúrgica) en vez de después de haberse producido el estímulo doloroso.
  3. Se debe recurrir a la analgesia multimodal (es decir, utilizar diferentes fármacos que actúan sobre distintas vías) para atacar el dolor desde todos los puntos posibles.

En cada caso se elegirán los fármacos más apropiados, en función de las características del paciente y del tipo de cirugía a la que vaya a ser sometido. Las autoras recomiendan el uso de antiinflamatorios no esteroideos en combinación con opioides en la premedicación y como parte del tratamiento de sostén posquirúrgico.

En cirugías asociadas a dolor grave pueden utilizarse infusiones continuas o bien dosis repetidas del analgésico elegido durante el procedimiento. Los bloqueos regionales con lidocaína o bupivacaína resultan de gran ayuda, ya que permiten disminuir las dosis de los fármacos anestésicos utilizados durante el procedimiento quirúrgico (disminuyendo así los efectos secundarios derivados de los mismos) y confieren un excelente plano analgésico.

En cirugías de gran magnitud (como la resección de un fibrosarcoma) o en el tratamiento de heridas extensas puede estar indicado el uso de un catéter “soaker” para la instilación repetida de anestésicos locales durante el posoperatorio (figura 5). Dolor oral Existe un gran número de patologías orales que cursan con dolor.

  • Entre ellas encontramos la enfermedad periodontal, el FORL (lesión odontoclástica resortiva felina), la gingivoestomatitis felina, neoplasias, etc.
  • El dolor oral, ya sea agudo o crónico, puede conducir al gato a un estado de depresión, inapetencia e hiporexia que empeora muchísimo su condición, llegando en ocasiones a producir la muerte del animal por deshidratación e inanición.

Es muy importante diagnosticar correctamente y tratar la causa primaria del problema, ya que en la mayoría de los casos la analgesia por sí sola no será suficiente. En los casos en los que estén indicadas extracciones dentales seguiremos una pauta similar a la que seguimos en el resto de cirugías que causan dolor moderado-grave.

  • Están indicados los bloqueos regionales con lidocaína o bupivacaína (especialmente los de los nervios infraorbital y mandibular alveolar).
  • Recomendamos el uso de opioides en la premedicación y la combinación de estos mismos junto con AINE durante el posoperatorio.
  • En casos de extracciones múltiples o de gatos que presentan dolor oral crónico puede ser de gran valor añadir al tratamiento una infusión continua de ketamina.
See also:  Que Es Mas Fuerte Voltaren O Ibuprofeno?

En los casos más complicados de gingivoestomatitis caudal (figura 6) que no responden a los tratamientos habituales (extracciones dentales, antibiótico, AINE, opioides), se puede optar por utilizar corticoides, siempre después de haber descartado la presencia de calicivirus en el tejido afectado.

Dolor en hembras gestantes Debemos evitar todo tipo de fármacos que puedan atravesar la barrera placentaria y llegar al feto, sobre todo durante el primer tercio de gestación. En la preparación de la gata que va a ser sometida a cesárea se recomienda la aplicación de analgesia epidural, bloqueo subcutáneo en la línea de incisión y opioides una vez hayan salido todos los gatitos.

Si se requiere analgesia adicional durante la cirugía, es preferible el uso de fentanilo (ya que su acción es más corta). Si los gatitos al nacer presentan depresión respiratoria se les puede administrar naloxona. Tanto los AINE como los opioides administrados a la madre pasan a los gatitos a través de la leche.

Aunque sea en muy pequeña cantidad (1-2% de la dosis total) no existen estudios que confirmen que su uso sea seguro para los gatitos recién nacidos. Dolor en pediatría La función hepática y renal de los gatitos no se considera completa hasta las 6-8 semanas de edad y, por ello, los niveles de albúmina plasmática son más bajos que en el individuo adulto.

Los fármacos, en general, actúan mucho más rápidamente (porque hay mayor cantidad de fármaco libre, no unido a proteínas) y tardan más tiempo en ser metabolizados y excretados. Deben evitarse los fármacos que tengan un metabolismo principalmente hepático y, si esto no es posible, se reducirán las dosis al 50-75% o se incrementarán los intervalos de dosificación.

¿Cuando un gato se envenena?

Síntomas: ¿cuáles son los signos de la intoxicación en gatos? – Los venenos pueden provocar una serie de síntomas en gatos en función de la cantidad ingerida. Sin embargo, si tu gato presenta alguno de los síntomas de envenenamiento siguientes, o todos, deberían saltarte todas las alarmas. Y es que podrían haber envenenado a tu gato:

Fuerte malestar general Desórdenes gastrointestinales, como náuseas con salivación, vómitos, diarrea (sanguinolenta) y dolor de vientre (cólicos) Trastornos neurológicos, como pérdida del conocimiento, parálisis, espasmos, temblores, desorientación o mareos Dilatación o contracción de las pupilas Problemas respiratorios, como una frecuencia respiratoria acelerada o ralentizada (frecuencia respiratoria normal en gatos adultos: de 20 a 40 respiraciones por minuto) o disnea Temperatura corporal elevada (hipertermia) Problemas cardíacos, como arritmias Trastornos de coagulación, que se detectan por hemorragias (p. ej., en las encías, la piel o la orina )

¿Cuánto dura la intoxicación de un gato?

Paracetamol – La administración de paracetamol a nuestro gato para evitarle dolor o fiebre es otro de los casos más habituales de intoxicación felina que atendemos en la Clínica Albacora. Una única dosis de 600 mg puede llegar a ser letal en nuestro animal, ya que también produce fallo hepático.

Vómitos Debilidad Salivación Taquicardia Hipotermia Cianosis Ictericia

El pronóstico de un gato que ha tomado paracetamol es de reservado a malo. Cuando un felino intoxicado por esta sustancia acude a la Clínica Albacora es tratado con fluidoterapia intensiva para de esta forma disminuir la absorción del fármaco, facilitar la eliminación del mismo y restaurar sus constantes vitales. Que Le Hace El Ibuprofeno A Los Gatos

¿Cómo saber si un gato está intoxicado?

Gato intoxicado síntomas – Los síntomas de la intoxicación son muy similares a los del envenenamiento. Además de lo ya mencionado, poner atención si notas que tu gato tiene las pupilas dilatadas o presenta vómitos y diarreas recurrentes.

¿Qué pasa si le das naproxeno a un gato?

Ibuprofeno y naproxeno : son antiinflamatorios que, aun en dosis bajas, pueden provocar vómito, vómitos con sangre, pérdida del apetito, aletargamiento, úlceras o perforaciones gástricas, hemorragias internas, insuficiencia hepática y/o renal e, incluso, la muerte.

¿Cómo duerme un gato cuando está enfermo?

Que Le Hace El Ibuprofeno A Los Gatos Cuando un gato está enfermo, frecuentemente muestra un estado general decaído, Se puede observar que duerme más que de costumbre o de lo contrario no duerme. De este modo, es posible que duerma en horarios poco frecuentes. De esta manera, debemos controlarle el sueño y si nuestro amigo felino come o se halla inapetente.

  1. Además, suelen adoptar posiciones anormales o movimientos raros que pueden deberse a problemas neurológicos que también pueden afectar al movimiento o a las posturas de un gato enfermo.
  2. Por ejemplo, el podemos advertirlo cuando observamos que el individuo mantiene la cabeza inclinada, se tambalea al caminar o tiene una falta importante de coordinación motora.

En el caso de que nuestro gato se mueva menos de lo normal o tenga menos ganas de jugar que habitualmente, puede deberse a un dolor articular que le impida moverse, Si quieres saber qué hacer cuando un gato está enfermo, debes estar atento a cualquier síntoma mencionado anteriormente. Una vez hayas constatado que existe alguno de estos síntomas, debes acudir al veterinario, Además, una visita anual o semestral al veterinario es necesaria para que el profesional chequee al gato y controle su salud. Este artículo es meramente informativo, en ExpertoAnimal.com no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Affinity. GATO ENFERMO, ¿CÓMO SABER SI MI GATO LO ESTÁ?.08/06/2021, de Affinity Sitio web: https://www.affinity-petcare.com/advance/es/gato/gato-enfermo-como-saber-si-mi-gato-lo-esta

: ¿Cómo saber si mi gato está enfermo? – SÍNTOMAS

¿Cómo salvar a un gatito que se está muriendo?

SI EL ANIMAL TIENE PULSO, PERO NO RESPIRA – Si el animal tiene pulso, pero no respira, es necesario aportar aire a sus vías respiratorias, Si se trata de un gato o un perro pequeño, el asistente debe insuflar aire a través de la boca y la nariz del animal, pero en caso de que el animal sea de tamaño medio o grande, basta con que el dueño insufle aire a través de su nariz.

Si el oxígeno no entra en el cuerpo del animal, es posible que las vías respiratorias estén bloqueadas. En este caso, es necesario realizar la maniobra de Heimlich: – Girar al animal boca abajo con su espalda contra tu pecho. – Rodearlo con los brazos y entrelazar las manos justo debajo de su caja torácica (justo al final de las costillas y encima del abdomen).

– Utilizando los dos brazos, dar cinco compresiones fuertes, – Comprobar si hay algún objeto que obstruya la respiración y extraerlo de la boca o las vías respiratorias. – Seguir realizando respiraciones artificiales hasta que el animal sea capaz de respirar por sí mismo.

¿Qué pasa si le doy leche a un gato envenenado?

¿Cómo actuar si mi gato sufre de envenenamiento?

  • Si estás pasando por esta situación lo primero que debemos decirte, es que tienes que mantener la calma para poder identificar los síntomas y actuar debidamente.
  • Es triste, pero es una realidad, que día a día conocemos casos de mascotas envenenadas, si tu felino entra y sale de casa, ten presente la siguiente información para que puedas ayudar a tu gato cuando esté presentando un caso de envenenamiento.
  • Tampoco debemos descuidar las sustancias y productos que tenemos en casa, porque un envenenamiento muy común se presenta cuando el gato ingiere veneno destinado a matar ratas o insectos, medicamentos o cualquier otro producto tóxico que tengas en el hogar.
  • ¿Cómo identificar si un gato esta envenenado?
  • Los síntomas pueden ser variables en cada caso, pero tú observando y notando cualquier cambio sabrás que está pasando algo, en general lo que va a presentar un gato envenenado es:
  • Problemas al respirar
  • Vómitos
  • Tos y estornudos
  • Salivación excesiva
  • Diarreas con sangre
  • Pipí oscurecido
  • Jadeos
  • Lengua azul
  • Problemas gástricos
  • Depresión
  • Convulsiones involuntarias
  • Pupilas dilatadas
  • Desmayos
  • Escalofríos y temblores
  1. ¿Cómo proceder si mi gato esta envenenado?
  2. Algo que debes tener en cuenta siempre; es tener el número de tu médico veterinario de confianza siempre a la mano, es una prevención que salvará la vida de tu mascota ante cualquier urgencia.
  3. Si ya identificaste que tu gato puede estar envenenado, debes actuar con rapidez, pues cada segundo podría ser determinante para salvarle la vida.
See also:  Qué Es Mejor El Ibuprofeno O El Naproxeno?

Lo primero que tienes que hacer es llevar a tu felino a un lugar bien aireado, donde no haga frío pero que él pueda sentir una brisa que le alivie la molestia. Ten cuidado al moverlo, ya que, aunque nunca lo haya hecho, podría arañarte, pues los gatos enfermos suelen ser agresivos.

  • Puedes ofrecerle un poco de agua, pero no obligarlo si no te recibe, no puedes darle leche, pues esto ayuda a la absorción del veneno, empeorando la situación.
  • Posteriormente ponte en contacto con tu veterinario para que vaya hasta tu casa, o tú hacia él, y te vaya indicando qué hacer mientras tanto.

Es muy importante que no le des nada sin la autorización de tu veterinario, podrías poner en riesgo su vida.

  • Otro error común, es hacer vomitar a tu felino, esto no se debe hacer si no has identificado el veneno que ingirió, puesto que algunos pueden causar daños irreparables en su tracto digestivo.
  • Si tu veterinario autoriza inducirle el vómito, puedes hacerlo con carbón activado, la función de este, será evitar que el cuerpo siga absorbiendo el veneno.
  • Recuerda que ante esta situación lo más importante es que tu felino sea atendido por un profesional.

: ¿Cómo actuar si mi gato sufre de envenenamiento?

¿Qué es muerte subita en gatos?

Cardiomiopatía hipertrófica, un endurecimiento y engrosamiento del corazón que se da sobre todo en gatos esterilizados de mediana edad. Se caracteriza por colorear las encías de azul, dificultar la respiración y alterar el ritmo cardíaco, además de vómitos y disminución del apetito.

¿Cuando un gato no quiere comer y está decaido?

¿Qué hacer cuando un gato no quiere comer? –

  1. Acudir al veterinario: este es el primer consejo y el más importante ya que, como hemos visto, el ayuno prolongado en gatos puede producir incluso la muerte del animal. Si tu gato se muestra inapetente, consulta con el veterinario para que descarte cualquier problema orgánico.”Más de 24h de ayuno en un gato son motivo de consulta urgente con el veterinario”.
  2. Sirve la comida tibia, como si fuera una presa recién cazada:cuando un gato no quiere comer hay que llevar a cabo estrategias como ofrecerle alimentos más bien tibios en vez de fríos. Esto tiene un razonamiento muy simple: los gatos domésticos comen pequeñas cantidades de alimento varias veces al día. Concretamente, entre 10 y 20 veces. El patrón de alimentación del gato doméstico refleja, de alguna manera, el de sus parientes salvajes, que cazan entre 10 y 15 roedores o pequeños animales diariamente. La carne de estas presas -que son comidas inmediatamente después de ser cazadas- mantiene la temperatura corporal de cualquier animal vivo. Calentar un poco la comida puede ser una buena manera de estimular el apetito del gato y mejorar la palatabilidad del alimento. En este post te contamos más sobre las peculiaridades de los gatos a la hora de comer, si te parece un tema interesante.
  3. Mezcla la comida seca con comida de lata o comida casera: si tu gato no quiere comer tal vez sea porque el alimento no le resulta suficientemente sugerente o apetitoso. Por eso, ofrecerle algunos alimentos naturales predilectos que le gusten especialmente puede ser una buena manera de estimular su apetito. Recuerda, eso sí, que los ingredientes que le ofrezcas deben ser siempre sanos y aptos para su aparato digestivo.
  4. Coloca varios comederos con pequeñas cantidades de comida en distintos lugares de la casa: puede que a tu gato no le guste la ubicación de su comedero habitual. Aunque hasta ahora no tuviera ningún problema, es posible que un día sufriera una mala experiencia que provocara un cambio repentino en sus hábitos alimenticios: puede que oyera un ruido fuerte que lo asustara mientras comía, por ejemplo, y ahora asocie el lugar a una zona de riesgo. Por esa razón, si tu gato no quiere comer puedes probar a colocar varios platos de comida en distintas localizaciones y ver si, de esta forma, estimulas el apetito del felino.

Esperamos que estos consejos te resulten útiles si tu gato se muestra inapetente. Pero no olvides consultar siempre con el veterinario para que descarte cualquier problema orgánico y paute el tratamiento adecuado. Por: Equipo Veterinario Nutro

¿Qué significa la muerte de un gato?

Cómo mueren los gatos – Para entender el comportamiento de este pequeño felino es esencial examinar la forma en que se enfrenta a la muerte. Todos los humanos sabemos que, antes o después, un día moriremos y, cuando creemos que está cerca, actuamos en consecuencia.

Sin embargo, el gato no tiene asumida la idea de la muerte y, por lo tanto, no puede predecirla, por muy enfermo que se sienta. Para un gato, la muerte es sinónimo de enfermedad que lo amenaza. Si el dolor se agudiza, sólo quedan dos estrategias alternativas: escapar o esconderse. Si se produce mientras el gato está recorriendo su territorio exterior, su reacción natural será la de tratar de esconderse en un refugio cercano.

Si le ocurre al calor del hogar, buscará un refugio interior. Allí permanecerá, esperando a que desaparezca la amenaza o a que el dolor se detenga. Su instinto le dice que no puede mostrarse débil ante los peligros que acechan y esto tiene mucho que ver con su propia evolución.