Implantes

                                                                                                                                                                                                                                        

Los implantes dentales son raíces artificiales de titanio que se fijan en el hueso maxilar de los pacientes y sirven para soportar sus nuevos dientes fijos. Los dientes implantados tienen un aspecto natural y son los que mejor recuperan las sensaciones de firmeza y confort de nuestros propios dientes.

Se colocan mediante una intervención quirúrgica con anestesia local (en ocasiones, complementada con sedación), totalmente indolora. El postoperatorio es habitualmente muy bueno. Gracias a las modernas técnicas microquirúrgicas, mínimamente invasivas, es muy infrecuente la aparición de complicaciones, dolor, inflamación o hematomas. En casos de cirugía avanzada con muchos implantes dentales, injertos o casos muy complejos, la frecuencia de aparición de complicaciones postoperatorias es algo mayor.